Control de Esfínteres


Control de Esfínteres en perros. ¿Tu perro se mea y se hace caca?
Una de las primeras preocupaciones que se originan entre los propietarios de cachorros, de las zonas urbanas sobre todo, es el control de esfínteres.

Esta situación se resuelve con un poco de paciencia, buenos hábitos y salidas programadas a la misma hora.
Durante los primeros 15 ó 20 días de vida, el cachorro es incapaz de orinar y defecar por sí mismo y debe su madre estimular estas funciones mediante el lamido de la zona anogenital, ingiriendo las deposiciones posteriormente con la finalidad de mantener limpio su entorno. Esto lo hace de forma instintiva.

A partir del primer mes de vida aproximadamente, el cachorro empieza a salir de su cama para eliminar esfínteres, generalmente lo hará después de comer o beber, dormir o jugar y lo hará en sitios preferentemente porosos ( por ejemplo papel de periódico) y en una zona separada del lugar donde el cachorro se alimenta o duerme,.Este método da muy buenos resultados; cubriendo un gran espacio de suelo donde está el cachorro con hojas de papel de periódico, el cachorro hará allí sus deposiciones, en días sucesivos iremos dejando menos hojas hasta llegar a una, el cachorro acudirá allí. Utilizaremos siempre el mismo sitio

Llegados los tres meses de vida y una vez completado el ciclo de vacunación , tras un período de transición, debemos sacar a nuestro cachorro a la calle para estas funciones. Esto se debe hacer cada cuatro o cinco horas, premiándole cuando lo haga de manera correcta, con halagos o una golosina, siempre con mucha contingencia y exageración.
Si le sorprendemos haciendo sus necesidades daremos una palmada seca co un «no» enérgico para que lo interrumpa y posteriormente lo llevaremos al lugar apropiado, elegido al efecto, cogiendo al animal en brazos.

Cuando no tengamos control sobre él, le dejaremos en un lugar más restringido ( los «transportines» son muy útiles para esta función si no se abusa de ellos), ya que de manera instintiva se autocontrola para mantener limpia su zona.

Si nuestro cachorro elige, para orinar o defecar, un lugar que nosotros no consideramos apropiado procuraremos evitarlo, pero si ya lo ha hecho debemos limpiarlo bien con agua mezclada con lejía, vinagre o agua con gas para eliminar los olores, nunca con amoníaco, pues éste tiene un olor similar a la orina; y su olor le estimulará en sucesivas ocasiones. Límpielo cuando él no lo vea, pues si lo vé se pensará que es un juego y lo hará de nuevo.

No debemos castigar al animal si en nuestra ausencia ha defecado u orinado, ya que no entenderá cúal es el motivo de nuestro castigo. Es falsa la creencia de que restregando la nariz del cachorro sobre sus excrementos cuando ha ensuciado donde no debe, éste no volverá a hacerlo. No entenderá el motivo de la agresión y será perjudicial.

Si en alguna ocasión observamos a nuestro cachorro comiéndose sus excrementos daremos una palmada seca para llamar su atención y un «no» enérgico para reprender su acto, a continuación desviaremos su atención con otra cosa. Este fenómeno puede obedecer a varios factores, instinto de sus antepasados por eliminar rastro de sus pasó, falta de absorción de algún mineral, o lo más probable, aburrimiento o ansiedad.
Es inútil y negativo regañar o castigar a nuestra mascota por un acto cometido en nuestra ausencia; no entenderá el motivo de la agresión, y sólo conseguiremos que nos tenga miedo sin saber la razón.

En la actualidad el viajar es un hecho frecuente, por tanto, el habituar a nuestro cachorro a ello será importante, procure que coma poco o nada antes del viaje. Sepa también que hay compañías de transporte de mascotas o que también puede viajar en tren o avión. En cada caso consulte las condiciones específicas del medio de transporte y del país de destino. Pero siempre lleve con él su cartilla sanitaria y su identificación y por supuesto el teléfono del propietario en lugares visibles. Una chapita, con su nombre y su teléfono, en el collar de nuestra mascota puede ser muy práctico.

Recuerde que puede consultarnos cualquier duda info@decasla.com

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *